“No es solo un juego, es una herramienta”
marzo 16, 2021

La start-up Mistwall Studios recibe 120.000€ de financiación pública para el desarrollo del sistema Dybo y su proyecto Endarth Covenant

 

El sector de los juegos de mesa sigue evolucionando. Los juegos 3.0 son toda una realidad ya, y han venido para quedarse. Juan Antonio Gambín es el director ejecutivo de Mistwall Studios. Una start-up de este sector que ha desarrollado un sistema propio para ayudar a vivir “una experiencia única” a los usuarios de su primer juego, Endarth: Covenant, según exponen en su página web. Endarth: Covenant es una historia de aventuras y exploración, a la que se podrá jugar con hasta cuatro personas, tanto en físico, como online. Según afirma Juan Antonio, se trata de hacer la experiencia “más inmersiva” gracias a la plataforma Dybo. El proyecto fue galardonado por Banco Santader, La Cátedra ICC Alejandro Roemers y Verne Technology Group a finales de 2019 durante el 9º Maratón de emprendimiento empresarial de la UMH. Además, a principios de 2021 ha contado con la financiación del programa Innova TEICs, que ha dotado a la empresa de una subvención de 120.000€.

Imagen de Juan Antonio Gambín García

Juan Antonio Gambín García, CEO de Mistwall Studios

P: En la página web de Mistwall se habla de ayudar a que “el jugador viva una experiencia única” y afirma que no “son como el resto de compañías”. ¿Cómo hacéis que el jugador viva esa experiencia?

R: Debemos hacer una retrospectiva para explicarlo. Inicialmente han existido los juegos de mesa 1.0 que son los tradicionales o analógicos, como Hero Quest o el Monopoly, por ejemplo. Los juegos de mesa 2.0 los introdujo la empresa Fantasy Flight hace unos 10 años y su diferencia es que sustituyen al master por una aplicación móvil. 

P: ¿Para qué sirve esta aplicación?

R:  El master es el director de la partida, quien hace de enemigo y lleva las reglas y las matemáticas. Ahora es la aplicación quien se encarga de esas cosas. Esto produjo un salto de generación, han hecho que sea más sencillo aprender a jugar ya que te explica las reglas.

P: Pero, ¿qué aportáis vosotros?

R: Hemos ido un paso más allá con los juegos de mesa 3.0. Hemos sustituido los tableros de cartón por nuestra plataforma Dybo que crea una experiencia más inmersiva gracias a la banda sonora y efectos audiovisuales. Además, ayuda a ganar tiempo en el montaje y desarrollo, que es de lo que carece muchas veces este tipo de gente.

P: ¿Por qué?

R: Nuestro público normalmente es mayor de 35 años. Suelen tener una quedada a la semana, y es un problema que pierdan la mitad de la jornada en preparar la partida. Con Dybo se elimina el 90%  del setup, es conectar y jugar. Hace la experiencia más sencilla, directa e inmersiva, y si le añades que el sistema te recuerda las reglas, todo son ventajas. 

P: ¿En qué consiste exactamente el sistema Dybo?

Imagen de Dybo

Plataforma Dybo

R: Es un tablero interactivo y virtual de 32 pulgadas que reconoce las cartas y componentes de la partida, pero no solo sirve para jugar a juegos de mesa. Tiene múltiples funcionalidades como la de tableta gráfica conectada a un pc o independiente, monitor de ordenador, monitor para consolas y es totalmente compatible con Game Pass de Xbox o Stadia de Google. Es como una tablet multiusos, y todas esas funcionalidades son añadidos que se agradecen, pero no son la razón principal por la que la gente se la  va a comprar. Es como quién compra una Play Station 5, no lo hace para reproducir Blu-Rays.

 

P: Teniendo en cuenta todas estas funcionalidades, ¿a cuánto asciende el precio final del juego?

R: Tenemos una estimación, pero no queremos indicarla aún porque estamos perfilando los detalles con las empresas de fabricación del juego de mesa y con las de la parte electrónica específica de Dybo. Lo anunciaremos un par de meses antes de la campaña de ventas. 

P: ¿Cree que tendrá aceptación en el público?

R: Estamos convencidos de que sí, porque será un precio muy competitivo, y no es solo un juego, es una herramienta. Además, este mercado es un hobby y la gente cuando se gasta dinero en algo que le gusta lo hace con más facilidad. Es como a quien le apasiona el mundo de la bici y compra un cuadro de bici de 4.000€. Un ejemplo de esto es nuestra exitosa experiencia en Essen Spiel (Alemania), la mayor feria internacional de juegos de mesa.

P: ¿Qué os aportó participar en el 9º maratón de Creación de start-ups de la UMH? 

R: Nos ha ayudado muchísimo contar con un punto de vista externo, asesoramiento y enfoque de profesionales. Tener a nuestro tutor Javier Sancho, una persona con experiencia dirigiendo y creando start-ups, para poder llamarle y preguntar por dónde tirar con el tema del marketing, del plan de negocio, mirar el detalle más mínimo, los gastos, la previsión de futuro… Mistwall no deja de ser una start-up, y aunque yo tengo una empresa aparte, es muy diferente, así que nos ha venido genial.

P: ¿Qué avances habéis hecho desde entonces?

R: Habíamos gastado mucho dinero y seguíamos quemando mucho dinero todos los meses en sueldos, así que los premios que obtuvimos nos vinieron muy bien. Ganamos solidez en la gestión de la empresa y con los tiempos y gastos. Desde que acabó el maratón hemos incorporado siete personas al proyecto, hemos ampliado las oficinas porque nos hacía falta y ahora estamos enfocados en la producción tanto de Dybo, del que ya tenemos el diseño final, como la del juego.

P: ¿Cómo os ha afectado el coronavirus?

R:  Nuestra intención era haber salido antes al mercado, pero esta inesperada situación ha detenido el mundo por completo, y a nosotros también. Ha sido un golpe duro a nivel empresarial y familiar.  

P: ¿Hay lado positivo?

R: Si quieres buscarle un lado positivo, se podría decir que ha ayudado a que se popularicen este tipo de productos. Había gente muy reacia a probar juegos de mesa o rol con componentes digitales. A raíz del confinamiento la gente no ha tenido más remedio que usar herramientas online para seguir jugando y han visto que es algo muy potente. De hecho, hay gente que ha vuelto a quedar físicamente y sigue utilizando medios electrónicos adaptandolos a la situación.

P:¿Cómo ha ayudado la subvención de 120.000 euros por parte del programa Innova TEICs al desarrollo del proyecto?

R: Para recibirla tuvimos que realizar un informe que ha sido validado por profesionales. Por ello, más que el valor monetario que es muy importante, nos ha confirmado que nuestro proyecto es viable a ojos de expertos. Además, no deja de ser una ayuda que llega casi diez meses después de la solicitud y que te dan a fondo perdido, pero solo te cubre una parte del gasto. Los casi 120.000€ que nos han concedido nos obliga a gastarnos 280.000, pero es una forma más fácil de garantizar la viabilidad del proyecto.

P: ¿Qué otras formas de financiación estáis usando?

R: Hemos optado en un principio por financiación propia por los socios fundadores de la empresa y también por una ampliación de capital. Cuando estemos listos, presentaremos nuestro producto para financiarlo mediante una plataforma de micromercenazgo, (Kickstarter), que es la fórmula más habitual para los juegos de mesa y suele funcionar muy bien.

P: ¿Hay nuevos proyectos en mente?

R: Sí, pero por motivos de confidencialidad aún no podemos decir nada. Hay un proyecto con YouTubers y otro con distintas editoriales para adaptar sus juegos a Dybo. Pero por motivos de confidencialidad no puedo decir más.

Realizado por Juanma Vicente Ortiz